Este PFByM basándose en Las Sagradas Escrituras y visto la naturaleza de su actividad, establece su Código de Ética, que es de aplicación obligatoria a todo su personal y docentes, estudiantes como a todo participante de las actividades organizadas por el PFByM.En todo momento las personas involucradas en el PFByM deberán manifestar la conciencia que están tratando con asuntos en donde la Persona y la Actividad de Dios está presente.Su personal y docente se comportarán todo el tiempo de su desempeño de acuerdo a los expresos mandatos bíblicos, a las buenas costumbres cristianas, no provocando escándalos personales ni sociales que avergüencen el nombre de Dios.

Se aplicarán a las tareas que se le asignen con el empeño y eficiencia, dentro de sus posibilidades, que el carácter de las mismas demandan.En todo momento se animará a la piedad personal, a la comunión hermanable y a la madurez de los demás, promoviendo las buenas acciones y el desarrollo de ministerios bíblicos, por amor al prójimo.

Los siguientes valores serán cultivados con el solo cuidado de la exageración malsana: la integridad moral, la honestidad en las acciones y en las relaciones, la sobriedad, la prudencia y el tacto en todo, el decoro, la actitud pacífica, la amabilidad, el buen orden, la humildad, el diálogo, el buen testimonio y la devoción a Dios.

Dentro de la clase se respetarán los derechos de cada uno, evitando en todo momento la ofensa, la pelea, la imposición dictatorial, la discriminación y el desprecio.Los estudiantes se comportarán reconociendo que las autoridades fueron puestas por Dios y que evitarán hasta el extremo perjudicar la reputación del PFByM, teniendo prácticas honestas y que honren a Dios